Mis retos por la ELA

Blog de un afectado de ELA

Día dieciséis: Ourense – Lalín

Decir aquí, en Galicia que una etapa es fácil, es una quimera. Preguntarle a un gallego por cómo son las carreteras o caminos es un error, para ellos casi todo es “para abajo”, y con poca pendiente. La cosa es que las largas y constantes subidas ya nos van haciendo mella a todos.

Rafael Cuiña, el alcalde, nos recibió en la plaza de la Iglesia de Lalín, nosotros, para no ser menos, nos habíamos ido de gira hacia el ayuntamiento, que estaba abajo. Vuelta y para arriba a la Iglesia. Nos preguntó el alcalde por las incidencias, pinchazos, etc.. y la respuesta fue que ninguna (estaba lo de Fernando en la etapa hacia Cáceres que anduvo pinchado bastantes Kms). Justo se va y alguien observa que la bici de David tiene una rueda pinchada, ¿las meigas?. Menos mal que Victor Loira nos ayudó a cambiarla luego a la tarde.

Nos esperaba el Restaurante La Molinera, donde Diego y Ana nos agasajaron con unos magníficos callos a la gallega, de los que dimos buena cuenta. Nosotros lo completamos con más bebidas y postres que allí mismo tomamos.

El Hotel Pontiñas nos proporcionó el alojamiento, y el café Bar, Restaurante Curras nos agasajó con una magnífica cena, abundante, variada y en un clima estupendo. José Antonio, responsable de este último establecimiento, nos explicó cómo es el famoso cocido de Lalín, según él, el mejor del mundo. Nos contó las difirencias con el maragato, el madrileño,… y cual es el secreto del de Lalín. Después de aquello quedamos convencidos de que hay que volver a Lalín, por el tiempo del cocido. Ah, reservar con tiempo, sobre todo si es en fin de semana.

Gracias a todos ellos por su aportaciones y colaboración al reto, y al ayuntamiento de Lalín que también puso sus medios a nuestra disposición, si bien finalmente no los usamos. Gracias Lalín.

Hoy se ha incorporado Pedro, marido de Rosa, al equipo de apoyo. Son muchas las cuestiones que hay que resolver en estos últimos días. Todos hablamos de la organización del último día, la salida muy temprano, la llegada para las 12:30 a Santiago. Desayunar a las 7:00, preparar las maletas,… etc. Ya sabemos que la familia de Jorge esta en Santiago: su mujer y su hija, sus padres, cuñados/as, sobrinos/as, primos, etc.. llegan para apoyarlo en la llegada a la Plaza del Obradoiro, y abrazarlo al terminar el reto. 16 días y no hemos tenido contratiempos graves, por eso es más importante preparar el último día.

Jorge está a punto de cumplir el compromiso que ha adquirido con tantas personas, empresas, instituciones, etc… a los que fue a buscar ayuda y apoyo para hacer este reto. Jorge adquirió una gran responsabilidad con todos/as ellos/as y está a punto de liberarse de ella. Esta tensión sí la vivimos, pero como acicate, y con ganas de que llegara el día. Empiezan a venirnos recuerdos de estos 16 días en los que hemos conocido personas, ciudades y pueblos que nos han ayudado, apoyado y aportado medios y recursos (unos, alojamientos, otros, comidas, donativos, y cada uno/a según pudo o estimó conveniente). También agradecer el recibimiento de las instituciones a través de sus representantes: alcaldes/alcaldesas, concejales/as, así como también de asociaciones. Gracias a todos. Os llevamos en nuestro corazón y en nuestro recuerdo de lo fácil que nos habéis hecho el reto al pasar por vuestros pueblos y ciudades.
Habéis tenido la fortuna de conocer a Jorge Abarca Hernández. Un héroe de nuestro tiempo, que con la enfermedad de la ELA en su cuerpo, que no en su espíritu ni en su mente, se ha cruzado España pedaleando para que la ELA no se olvide, para que se investigue y se consiga una curación de los enfermos/as, para evitar el drama que ya han sufrido tantas familias que han perdido algún ser querido/a, y para que futuros enfermos/as visualicen una esperanza y no una condena. ¿Cómo agradecerte a ti, Jorge, este sacrificio que haces pidiendo donativos para cederlos a grupos investigadores? ¿Cómo agradecerte el esfuerzo económico que realizas tú y tu equipo, al que muchos ayuntamientos e instituciones han colaborado como reflejamos antes?. Este privilegio de estar contigo día a día y con los miembros de tu equipo, lo has extendido a todas las personas que te han seguido por facebook y por la web. Todo ello será memoria de que un granadino, como un don Quijote, se fue por España luchando contra la ELA, explicando qué es, reclamando atención a los medios de comunicación sobre ella, reclamando donativos.

Ah!, Jorge no quiere ser famoso, ni ser un personaje público, ni ejemplo para nada ni nadie, es mucho mas sencillo, lucha por que la ELA deje de ser un drama en tantas familias de enfermos de esta cruel enfermedad. Eso es lo que lo mueve y lo que quiere, eso es uno de los motivos de este reto. Grande Jorge, grande familia; estamos a punto de conseguirlo.

retoelajorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba